Páginas

domingo, 15 de mayo de 2011

OBSCURE.


La tristeza en mi cara probablemente se habrá ido mañana
¿Cuándo se murieron mis ojos?

¿Qué haces esperándome esta mañana, cantando y viviendo sin sentido?
Solitario en mi habitación, los latidos de mi corazón gritan
No bromees contigo y no te engañes

Soy adicto al percibido destino
Estoy solo, sigo adelante en este destino
No bromees contigo y no te hieras

La lluvia imparable, el sonido imparable, la cicatriz imparable
El amor imparable, la canción imparable...
No puedo detenerlo más
No puedo manejarlo más







-Kyo Nishimura-


No hay comentarios:

Publicar un comentario