Páginas

viernes, 3 de junio de 2011

Jamás lo hice, pero no sé si lo haré.


Y luché contra el sueño y la fatiga,
contra la ira sin fin y el desarraigo.
Escudriñé, escarbé sin asomo de duda,
entre las débiles pavesas ciegas
de mi memoria por hallar un año,
un solitario día, apenas un instante
en que pude decir: jamás te amé;
mas no encontré resquicio para mentirme a solas,
para afirmar siquiera la negación más leve.
Tu latido es el mío. 



Kyo Nishimura▬

No hay comentarios:

Publicar un comentario